Qué es una Dominatrix

Comencemos por saber qué es una dominatrix

Dominatrix es una palabra que viene del latín y significa “mujer dominadora” o “maestra”, un tipo de mujer que ejecuta el papel de dominar en prácticas de BDSM.

Hay dos tipos de Dominatrix, la profesional y la no profesional

La profesional obviamente es la que ejerce la profesión y se encarga  de realizar las fantasías de clientes sumisos, o sea hombres (también pueden ser mujeres)  que tienen el  deseo de ser dominados sexualmente.

Aunque existen  profesionales que ejercen estas actividades en su vida diaria poseyendo un “esclavo personal” y que generalmente tiende a ser su marido o novio,  sin compromiso profesional.

Para que comprendas mejor el arte de la dominatrix, ante todo es necesarios que sepas que es  BDSM  (Bondage y Disciplina (B / D), Dominación y sumisión (D / s) y Sadismo y Masoquismo (S / M), que son algunas prácticas sexuales que pueden o no, implicar sexo, dolor y cosquillas, por ejemplo.

Estas parten de un principio ético riguroso para que pueda funcionar y todas las prácticas deben ser sanas, seguras y consensuadas

No hay consenso sobre el origen exacto de las prácticas BDSM, pero se sabe que prácticas similares ya existían hace mucho tiempo.

Desde la Antigua Grecia hasta el Kama Sutra, hay referencias de sadomasoquismo, dominación y sumisión erótica. Muchos de las prácticas expresadas en registros históricos no son aceptados en el BDSM por no ser seguras.

Significado BDSM

Bondage

Este es el arte de atar personas, sea por la estética, restricción o placer erótico. Hay varias técnicas diferentes y se puede hacer con cuerdas, esposas, cadenas o grilletes. Hay  personas  que sienten tanto placer que se practican ¡bondage así mismas!!

Disciplina

Es la técnica de disciplinar o ser disciplinado por alguien para los más diversos fines. A pesar de su consentimiento, la disciplina generalmente va más allá de una simple relación de dominación, ya que para reforzar los cambios de comportamiento deseado, es necesario manipular a la persona a ser disciplinada y hacerla superar sus propios límites.

Dominación y sumisión

Esta es una actividad de relación donde una persona se somete a otra. Es el caso de alguien que permite que otra persona la amarre, humille, golpee y la haga hacer cosas por sexo o no.

Hay personas que le gusta una dominación solamente económica y a otras que les gusta que el dominador controle su rutina. Vale recordar que el dominador puede ser tanto hombre como mujer (dominatrix).

Dentro de esta práctica, se pueden ejercer otro tipo de actividades:

Pet play

Cuando el sumiso se comporta como la mascota del dominador (generalmente el animal es un gato o perro), incluye el uso de objetos como vestidos, collares o juguetes.

Pony play

Cuando el sumiso asume el papel de un caballo o poni. El sumiso puede usar zapatos con la forma de la pata de caballos, riendas y látigos.

Lluvia de oro

Es el acto de orinar encima con el fin de ofrecer placer tanto al que lo hace como quien lo recibe.

Sadismo

Cuando una persona siente el placer de provocar dolor en otra persona. Dentro del BDSM, se usa esta palabra para destacar a las personas que les gusta un tipo de sexo seguro y consentido, donde pueden causar dolor en sus parejas.

Masoquismo

Cuando a alguien le gusta recibir el dolor. La masoquista es sólo una persona que siente placer en sentir dolor, no necesariamente un placer erótico.

Reglas del BDMS

Dentro del BDSM existen unas reglas, como por ejemplo la persona no puede estar inconsciente o bajo el efecto de alguna droga. Tampoco se puede hacer nada que la otra persona no permita o que pueda poner en riesgo su  vida.

¿Por qué una dominatrix  provoca interés y curiosidad?

En un mundo donde los hombres tienen tanta presión y deben llevar el control demostrando que son machos y poderosos,  no es difícil entender por qué la fantasía de una dominatrix funciona tan bien para darle sabor a sexo.

Algunas personas necesitan una pausa de sí mismas. Es por eso que algunos hombres permiten que la mujer esté al mando, siendo la agresora por un momento y es que el  perder el control puede ser muy emocionante.

Entonces, ¿te gustaría ser una dominatrix (aunque sea sólo como fantasía)? ¿No estás segura? Aquí te ofrecemos algunos consejos básicos para que llegues a ser una increíble dominatrix.

La imaginación es el aspecto más importante de la seducción si quieres darle un nuevo giro a tu vida sexual dominando a tu pareja. Recuerda que  siempre se debe comenzar suavemente e ir trabajando el camino para después realizar juegos más intensos.

Tal vez puedes comenzar usando tus habilidades verbales mientras susurras y le dices todo lo que te gustaría hacerle.

Luego y lentamente aumenta la temperatura y ten un poco más de contacto físico. Tal vez puedes usar su corbata para sostener sus brazos detrás de la espalda, mientras te  quitas la ropa. O inflige  una “tortura” sustituyendo el látigo por tu sujetador o bragas, pero no muestres todo de una vez, aprende a mantener el suspenso.

Haz uso de la manipulación mental en tu pareja para ejercer control sobre él y aumentar su expectativa erótica.

En realidad, el intercambio de poder entre las parejas tiene que ocurrir en la mente antes de ocurrir en el cuerpo. Lo ideal es que consigas este juego antes de que entréis en la habitación.

Crear situaciones diferentes puede ser el comienzo del descubrimiento de nuevas formas de placer. Si tienes una pareja realmente dispuesta a entrar en este juego contigo, permítete experimentar y superar tus límites.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.